No habra un nuevo juicio en el interminable caso de Apple contra Samsung; los argumentos acerca del nacionalismo pro-Apple no han funcionado

samsung-appleLas cosas pintan cada vez peor para Samsung en su eterna batalla con motivo del plagio del iPhone. La jueza Lucy Koh, que instruye el caso abierto con motivo de la demanda interpuesta por Apple contra el fabricante surcoreano, ha denegado la posibilidad de repetir el juicio como solicitaba la defensa, dejando a los de Lee Kun-hee sin apenas margen de maniobra y acercándonos al fin de esta agotadora lucha.La posibilidad de repetir el juicio era posiblemente la última esperanza de Samsung para librarse de una de las mayores multas jamás impuestas en Estados Unidos por infracción de patentes. Tras ser revisada parte de la sentencia inicial a la baja debido a varios fallos cometidos por el jurado, Samsung deberá pagar 888 millones de dólares en lugar de los más de 1.000 millones exigidos inicialmente.

Samsung, dicho sea esto, no ha sido la única en salir escocida del juzgado. Aunque el eterno rival de Apple ha vuelto a sufrir otro revés, la jueza Koh también ha tenido tiempo para dar un buen repaso a los de Cupertino por la forma en la que sus abogados hicieron hincapié en la condición extranjera de Samsung, como si buscaran despertar en el jurado sentimientos nacionalistas muy poco apropiados. Estas fueron las palabras del abogado de Apple durante la revisión parcial de la sentencia en la que se redujo la cuantía a pagar por Samsung:

Cuando era joven, solía ver la televisión en televisores fabricados en los Estados Unidos. Magnavox, Motorola, RCA. Esas eran compañías reales. Eran ampliamente conocidas y eran famosas. Eran los creadores. Eran los inventores. Eran como las Apple y Google de hoy.

Pero no protegieron su propiedad intelectual. No pudieron proteger sus ideas. Y ya conocen el resultado. Ya no hay fabricantes americanos de televisores.

La exposición de Apple fue esgrimida por Samsung para solicitar la repetición del juicio, pero Koh no ha considerado finalmente que sea suficiente para echar atrás todo el proceso y empezar desde cero. En lugar de ello, la magistrada solicitó al jurado que evitara que cualquier prejuicio afectara a su decisión, tildando el argumento de Apple como “preocupante” y con la capacidad para “ser percibido como si se buscara el prejuicio racial o étnico” de los miembros del jurado. Koh parece satisfecha con la forma en la que se siguieron sus instrucciones, y finalmente no habrá un nuevo juicio.

Via | Engadget

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.